Menú anterior
nº 15 Dic. 1996
10 años
Saludo del Rey
Editorial
A la luz de la...
De lo cursi a lo...
En plenas...
Los Sentimientos
Gente menuda...
Cartas a C. Hernaiz
Te miraré a los ojos
A Ferdinando
Una nueva...
Periodismo y ética...
Noticias
Festival Medieval
Toros 96
Entrevista
La muralla de Hita
Nom.  y apellidos...
Hita en 1517
Amigo o hermano...
Historias...
Libros, poesía...
nº 15 Diciembre 1996

Crónica del XXXI
Festival Medieval de Hita

El sábado 6 de julio la fiesta de la Endrina atrajo a un público numeroso que seguramente supo apreciar, además de los actos ya tradicionales, la principal novedad de esta edición: unas actuaciones itinerantes protagonizadas por una familia de "zíngaros". A esta familia formada por músicos, juglares, bailarinas y malabaristas, la dio vida el grupo Gusarapo que junto a las casi 300 personas vestidas con trajes de época, botargas y dulzaineros consiguieron crear una gran ambientación así como incrementar el sentido festivo y popular del festival. Otra interesante iniciativa partió de Radio Hita y consistió en grabar y emitir el día del Festival una cinta con música medieval en la que se anunciaba el programa de actos. Empezó la tarde con una actividad fuera de programa: la posibilidad de visitar distintas bodegas y bodegos en el cerro de Hita. El alarde, desde la plaza al palenque, fue el primer acto oficial que dio paso al torneo en el que participaron cinco caballeros. La escenificación del combate de Don Carnal y Doña Cuaresma cerró el torneo.Llegó seguidamente la hora de la merienda y los visitantes pudieron degustar migas castellanas, caldereta, tortas de anís, cerezas de la huerta del Arcipreste y pan preñado. No faltó el buen vino como el que hace siglos se criaba en las tinajas y bodegos de Hita. Mientras unos daban gusto a su paladar, otros se acercaron a visitar el Rincón de la Asociación Cultural en el que se podían ver puestos con frutas, especias, gallinas en su corral, juglares, verduras, cerería, telas y encajes y también un nutrido grupo de artesanos de la Escuela de Folclore de Guadalajara. Al caer la noche, la Agrupación Artística Antorcha representó "El laberinto amoroso", obra en la que Don Manuel Criado de Val nos presentó la imagen de la mujer medieval basándose en textos de Bocaccio y del Arcipreste de Talavera. Ya de madrugada y tras la simulación de una venta de esclavos en la plaza, todas las personas vestidas de época acompañaron a la procesión de las ánimas hasta las Ruinas de San Pedro para dar buena cuenta de un banquete a base de cordero asado, con el que se puso punto final al evento.

 


© 2004-2009 A.E.P.D.P. Hita (Guadalajara) - Aviso Legal - Inicio
Comentarios y sugerencias: